Encuéntranos en

Comunidades de pescadores del golfo de Urabá y seguridad alimentaria

Por: Adriana Marcela Ruiz Pineda 0

Profesora Escuela de Nutrición y Dietética

Universidad de Antioquia. 

   

 
 

  

La situación de seguridad alimentaria de las comunidades de pescadores requiere ser comprendida en su contexto, en su ecosistema, en su cotidianidad; pensar en alternativas para mejorar la situación alimentaria y nutricional de estas poblaciones requiere trabajo transdisciplinario y precisa el diseño e implementación de alternativas concertadas de manera participativa (1), reconociendo el valor del conocimiento ecológico local, que aporta información vital para la gestión de los recursos del ecosistema y contribuye significativamente a la conservación de la biodiversidad (2).

La vida diaria de los pescadores es muy distinta a la de los agricultores y ganaderos, los pescadores se asemejan a los cazadores, en su faena es imprescindible perseguir al pescado y una vez localizado, apresarlo. Los pescadores dependen de muchos factores del entorno que están fuera de su control para obtener su sustento (3).

El golfo de Urabá, con sus ecosistemas de manglares y humedales, es fuente de recursos biológicos importantes. Desde inicios del siglo XX ha sido el hogar de muchas comunidades de pescadores que se establecieron allí. Estas comunidades han sido receptoras en los últimos 40 años de un gran número de personas provenientes de otras regiones del departamento y del país, victimas del desplazamiento causado por la violencia (4). 

Una comunidad que vive en el manglar, o en la orilla de un humedal o en una playa, tiene pocas alternativas para obtener alimentos diferentes a los que le brinde la pesca. En estos lugares la posibilidad de tener una huerta o criar algún animal doméstico para el consumo, es casi imposible. Esta inexistencia de recursos alimentarios diferentes a lo que se puede extraer del mar, hace de la pesca la única fuente de alimentos y también la única fuente de ingresos económicos para los pobladores de estas comunidades.

Una persona que llega a vivir en la playa con el reto de alimentar a su familia y sin más recursos que el mar, acude a la pesca sin el conocimiento tradicional de cómo hacer esta labor y con las herramientas que tenga a la mano, en muchos casos, inadecuadas. Dentro de las artes de pesca1  inadecuadas están las redes de ojo pequeño conocidas como “mantas chichigüeras”, estas arrastran los peces más pequeños, que aún no han llegado a su madurez y no se han reproducido. El uso de este tipo de artes inadecuadas hace que cada vez haya menos peces disponibles en las regiones habituales o caladeros, por lo que las faenas de pesca deben hacerse cada vez más alejadas de la costa, lo que obliga a que los pescadores tengan un bote con motor y combustible, para desplazarse más lejos a pescar y además disponer de congeladores adecuados para traer la pesca hasta la orilla en buen estado (5).

La otra opción productiva, a la que se dedican los pobladores de la costa del golfo es la extracción de madera de manglar. El manglar es un ecosistema muy importante, pues sirve como espacio para la reproducción y el crecimiento de muchas especies de peces y animales marinos, además cumple un papel fundamental en la modulación climática e hidrológica, en el control de la erosión, la protección contra riesgos naturales, la formación de suelos y el ciclo de los nutrientes, además de su excelente capacidad de capturar dióxido de carbono (6). 

La presión que ejerce el aumento de la población sobre el ecosistema, se evidencia en la reducción del manglar, la contaminación del agua y la reducción en el recurso pesquero. Este círculo vicioso entre aumento de la población, presión sobre el ecosistema y disminución del recurso pesquero, resulta entonces en el hambre de las personas y en el deterioro del medio ambiente.

Para los académicos y científicos, la conservación del medioambiente siempre será una prioridad, pero en la situación del poblador de la costa del golfo, que necesita comer para sobrevivir, la conservación del medio ambiente pasa a un segundo plano

El dato más reciente de la inseguridad alimentaria en Antioquia es del año 2013; en este reporte, la prevalencia de inseguridad alimentaria en los hogares del departamento fue del 42%, en la subregión de Urabá fue del 59% y en los hogares rurales de esta subregión fue de 64%, aunque no se ha medido directamente la situación de inseguridad alimentaria de las comunidades de pescadores del golfo de Urabá, es posible que sea mucho mayor que la de los hogares rurales, dadas sus condiciones (7). 

Para atender esta situación de inseguridad alimentaria y de limitada disponibilidad de alimentos, se podría pensar en establecer programas de asistencia alimentaria para estas comunidades, sin embargo, este tipo de programas no eliminan el problema de fondo. Otras alternativas como programas de asistencia técnica para la implementación de proyectos productivos de alimentos, deben ser revisadas a la luz de la sostenibilidad del ecosistema y de la disponibilidad de recursos tan fundamentales como la tierra. 

 

0. Nutricionista dietista, Esp Nutrición Humana, MG Ciencias Alimentación. Docente Escuela de Nutrición y Dietética, Universidad de Antioquia. Correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
1 Instrumentos y técnicas para pescar, redes, mallas, anzuelos.

Referencias bibliográficas

1. Ruiz AM, Aumento de la población, presión sobre el ecosistema y seguridad alimentaria: el caso de las comunidades pesqueras del golfo de Urabá. Perspect Nutr Humana. 2018; 20, Núm. 1 (en publicación). Disponible en: http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/nutricion/article/view/328485

2. Gómez, A. El tiempo y el lugar de los peces: saberes asociados a la pesca en Puerto Cesar, golfo de Urabá. Boletín de Antropología. 2014; 29:66-91 DOI:10.17533/udea.boan.v29n48a03

3. Pascual J. Campesinos y pescadores, un problema de definición. Cuadernos de Antropología - Etnografía. 1997; 15:15-28

4. Colombia, Centro nacional de memoria histórica. Una nación desplazada: Informe nacional del desplazamiento forzado en Colombia. Bogotá, CNMH - UARIV, 2015. [Citado junio de 2017]. Disponible en: http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2015/nacion-desplazada/una-nacion-desplazada.pdf

5. Montoya V, Rodas S, Bocanumenth N. Proyecto de investigación Lineamientos para el ordenamiento pesquero para el Golfo de Urabá. Informe de caracterización etnográfica de la pesca artesanal en el golfo de Urabá. Universidad de Antioquia 2015.

6. Blanco J, Estrada A, Ortiz L, Urrego L. Ecosystem-wide Impacts of Deforestation in Mangroves: The Urabá Gulf (Colombian Caribbean) Case Study. Ecology.2012:1-14. DOI: 10.5402/2012/958709

7. Gobernación de Antioquia, encuesta de calidad de vida 2013. [Citado junio de 2017]. Disponible en: http://antioquia.gov.co/images/pdf/encuesta_2013/es-CO/indicadores-tematicos/seguridad-social/inseguridad-alimentaria.html