Encuéntranos en

Reflexiones sobre el Día Mundial de la Alimentación 2017

Por: Adriana Marcela Ruiz Pineda 1

Profesora Escuela de Nutrición y Dietética

Universidad de Antioquia. 

   

 
 

 

 Desde el año 1979 la FAO propuso celebrar el día mundial de la alimentación todos los 16 de octubre, como una forma de rememorar la fecha de su fundación en 1945 y para recordar el 2° Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS), la consecución del Hambre Cero.

El tema que propone la FAO para este año es “Cambiar el futuro de la migración. Invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural”.

Cada vez hay un mayor número de migrantes en el mundo, por situaciones económicas, por situaciones climáticas y por violencia y desplazamiento forzado. Una idea de quienes no hemos sufrido ninguna de esas formas de desplazamiento, es pensar que son realidades lejanas, ajenas a nuestro país, solemos pensar que en nuestro país no suceden ese tipo de cosas, que solo pasa en África y en Asia, que es lo que nos muestran en los noticieros de televisión. 

Los migrantes económicos, son aquellos que dejan atrás su región de origen buscando empleo para mejorar las condiciones suyas y de su familia. En nuestro país tradicionalmente han existido migrantes de este tipo, hombres y mujeres que, desde muy temprana edad, emigran del campo a la ciudad buscando un futuro mejor, sin embargo dada la condición económica del país deben desempeñarse en empleos informales o mal remunerados y también por su nivel educativo, generalmente se desempeñan en oficios poco calificados. Otro caso es de los que con un poco más de recursos emigrara para acceder a la educación superior, o aquellos que decidieron aventurarse con rumbo a otro país. La gran mayoría de ellos sostienen a sus familias a través de remesas nacionales e internacionales y de esa manera movilizan la economía de las regiones.

De igual forma, hoy en Colombia estamos evidenciando la migración económica desde otro punto de vista, somos un país receptor de migrantes, estamos recibiendo un gran número de ciudadanos venezolanos que en la actualidad están emigrando de su país en busca de mejores condiciones económicas y de calidad de vida. Esta migración de venezolanos es un reto para nuestro país, pues hay que asegurar las condiciones de vida adecuadas para todos, los propios y los recién llegados.

Las migraciones por situaciones climáticas, como sequías e inundaciones, se nos hacen muy lejanas a los colombianos, que vivimos en un país tropical, en el que no son marcadas las temporadas de lluvias y de sequía, sin embargo, debido al calentamiento global, los fenómenos climáticos son cada vez más frecuentes e intensos, las lluvias son más fuertes, las temporadas secas son más frecuentes y debido al manejo inadecuado de los recursos naturales se empeoran las situaciones medioambientales de las comunidades, especialmente de las más pobres. Como el caso de la sequía que azota algunas regiones de La Guajira, agudizada entre otros factores por el desvío del cauce de un río, situación que afectó el ecosistema y que alteró las tierras de cultivo y pastoreo. Las comunidades indígenas que habitan esa región se han visto afectadas y eso ha repercutido en el estado nutricional de todos sus pobladores. 

El desplazamiento forzado en Colombia es un fenómeno que se reconoce por todos los ciudadanos, para nadie es extraño que en nuestro país haya desplazados por la violencia en todo el territorio nacional, sin embargo, no alcanzamos a dimensionar la cantidad de personas afectadas por esta situación. 

Colombia es el segundo país después de Siria con un mayor número de personas desplazadas por conflicto armado y violencia. En la historia contemporánea del país, se han desplazado 6 millones de personas; es decir en el periodo de 1980 a 2015, se desplazaron en el país tantas personas como habitantes tiene el departamento de Antioquia.

Durante este período, han existido picos de desplazamiento, como el ocurrido entre 1989 y 1996, en el que se desplazaron en el país aproximadamente 280.000 personas, de las cuales, más de 167.000 personas eran de la región de Urabá. Los expertos en demografía, lo denominan como el “éxodo masivo de Urabá”, es que 167.000 mil personas es una cifra bastante elevada, más cuando en el país existen municipios con sólo 4.000 habitantes.  

El desplazamiento forzado sigue activo en muchas regiones del país, pero en la actualidad la región que más personas desplazadas está aportando es la región del pacífico sur, que va desde Tumaco en el departamento de Nariño, hasta Buenaventura en el departamento de Valle del Cauca, en esta región en el año 2014 se desplazaron aproximadamente 60.000 personas.

Cabe señalar que el desplazamiento forzado en el país no se limita al tránsito de lo rural a lo urbano, desde hace algunos años también se desplazan forzadamente personas dentro de las cabeceras urbanas, especialmente de las grandes ciudades, es entonces otro fenómeno, el del desplazamiento intraurbano. 

Quien debe desplazarse de manera forzada deja atrás todo lo que no puede cargar, pierde sus bienes materiales y deja sus medios de sustento atrás. Además de todas las situaciones estresantes que esto puede generar, se suma la situación automática de inseguridad alimentaria en la que quedan estas personas.

¿Cómo parar la migración? Es un desafío complejo, como lo plantea la FAO. En un escenario de pos acuerdo como el que enfrenta nuestro país, la estrategia de invertir en el desarrollo rural puede ayudar a reducir el desplazamiento, mantener a las personas en su lugar de origen,  permitirle a las personas desarrollar todos sus potenciales y  asegurarles sus medios de subsistencia. 

Invertir en el desarrollo rural es un factor clave para la seguridad alimentaria, las personas de las zonas rurales y las cabeceras urbanas de los municipios alejados de las ciudades capitales, deben recibir los mismos servicios que aquellos que habitan las ciudades grandes, eso es desarrollo rural. Condiciones de protección social, saneamiento ambiental, servicios públicos domiciliarios, educación y salud, además de vías de acceso y medios de transporte adecuados, permitirán que las personas de las zonas rurales tengan una mejor calidad de vida y de esa forma se puedan concentrar en la producción de alimentos para ellos mismos y para vender, de esta forma se asegura la provisión de alimentos para todos. 

La FAO manifiesta que la migración es parte del proceso de desarrollo de las sociedades, pues a medida que las economías pasan por una transformación estructural, la gente busca mejores oportunidades de empleo dentro de su país y más allá de sus fronteras, es entonces un proceso normal en la historia de los países que puede contribuir al crecimiento económico, sin embargo el desafío, como ellos mismos lo plantean, está en abordar los impulsores estructurales de los grandes movimientos de población para hacer que la migración sea segura, ordenada y regular. 

Es mucho lo que tenemos por hacer en nuestro país, la historia contemporánea de violencia y desplazamiento forzado, así nos lo demuestra. Debemos volver nuestra mirada al campo, propiciar el desarrollo de las zonas rurales, posibilitar a las personas todas las condiciones para que tengan calidad de vida en el campo y puedan dedicarse a la producción de alimentos. Debemos reconocer que es en las manos de las personas que habitan las zonas rurales, donde está el futuro de nuestra alimentación.

  

1Nutricionista dietista, Esp Nutrición Humana, MG Ciencias Alimentación. Docente Escuela de Nutrición y Dietética, Universidad de Antioquia. Correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Referencias bibliográficas

  • FAO, Manual de comunicación Día Mundial de la Alimentación 2017. http://www.fao.org/world-food-day/2017/home/es/ 
  • Colombia, Centro Nacional de Memoria Histórica. Colombia una nación desplazada. 2015. http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2015/nacion-desplazada/una-nacion-desplazada.pdf 
  • Salas L. Conflicto armado y configuración territorial: elementos para la consolidación de la paz en Colombia. Bitácora Urbano Territorial. 2016;26(2): 45-57 https://dx.doi.org/10.15446/bitacora.v26n2.57605
  • Banco Mundial. Desplazamiento forzado, una crisis mundial cada vez mayor. Diciembre 2015. http://www.bancomundial.org/es/topic/fragilityconflictviolence/brief/forced-displacement-a-growing-global-crisis-faqs