Encuéntranos en

La autorregulación en la comercialización de bebidas azucaradas: ¿Un asunto de buenas voluntades?

Por: Isabel Cristina Carmona Garcés

Profesora Universidad de Antioquia

Columnista invitada

   

 
 

 

Isabel Carmona Garcés

Es claro que la obesidad es la consecuencia de múltiples factores individuales, sociales y ambientales, pero también hay evidencia suficiente sobre el papel de las bebidas azucaradas en el aumento de peso corporal 1.  Al respecto durante la tercera semana de mayo se publicó la noticia 2 en la cual las grandes empresas productoras y comercializadoras de bebidas azucaradas en Colombia hicieron público su acuerdo de autorregulación para la comercialización y publicidad de sus bebidas, el cual empezaría su ejecución y seguimiento el próximo año.

En dicho acuerdo los firmantes realizan 5 grandes compromisos, que me generan las siguientes reflexiones:

1. Disminuir el acceso a gaseosas, té y bebidas hidratantes en instituciones escolares que atienden menores de 12 años y facilitar el acceso a agua mineral y potable tratada, jugos cien por ciento de fruta, bebidas cuyo contenido de fruta sea superior o igual al 12 por ciento y bebidas a base de cereal y a que sus dispensadores no muestren marcas, sino mensajes que promuevan buenos hábitos de consumo: sin duda alguna limitar el acceso a alimentos obesogénicos es una de las estrategias para reducir su consumo, así mismo es claro que facilitar el acceso a alimentos saludables puede generar mejores decisiones de compra, pero ¿cómo controlar un compromiso derivado de la autorregulación y no de la regulación?, sabemos que en Colombia aún muchas de las reglamentaciones no son vigiladas ni controladas, el artículo de la revista portafolio sugiere que los directivos de cada plantel educativo serían los encargados de velar por el cumplimiento del compromiso de autorregulación de la industria, ¿qué tan factible sería esto en la práctica?

2. Implementar un sistema de etiquetado frontal, adicional a la tabla nutricional que incluya datos referentes al nivel de calorías y azúcar: el 20 de mayo se publicó la noticia de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) implementará cambios significativos a la tabla nutricional 3, uno de los cambios es incluir en la tabla la cantidad de azúcares añadidos. Si es tan claro que mejorar el etiquetado nutricional puede llevar a mejores decisiones de consumo, urge entonces que en Colombia la resolución 333 de 2011, que establece el reglamento técnico sobre rotulado nutricional de alimentos envasados, sea modificada para dar mayor claridad a los consumidores sobre el contenido nutricional de los alimentos que eligen.

3. No dirigir publicidad de bebidas no alcohólicas a menores de doce años relacionada con gaseosas, bebidas hidratantes y té: la recomendación de expertos de la la Organización Panamericana de la Salud (OPS) frente a la promoción y publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños es que la definición de “niños” abarque a las personas menores de 16 años de edad 4, es decir de instituciones de básica primaria y secundaria, adicional a lo anterior, frente a la autorregulación publicitaria es importante resaltar que la evidencia muestra que la adherencia a códigos voluntarios de autorregulación publicitaria, es insuficiente para reducir la exposición de los niños a la publicidad 5

En Colombia además hay otro limitante, no se encuentran claramente definidas la franja general e infantil, incluso se limita la franja infantil a la mañana de los fines de semana, cuando sabemos que los menores de 16 años están expuestos a la televisión durante toda la semana 6.

4 y 5. Trabajar en la promoción de hábitos de vida saludables que fomenten la actividad física y proveer una variedad de empaques con diferentes porciones, incluyendo tamaños pequeños o reducidos, y opciones bajas en calorías o libres de ellas: son compromisos mínimos esperados, orientados desde el año 2004 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud.

El acuerdo de autorregulación es un avance, sin embargo, después de la evidente reducción de las ventas de bebidas azucaradas en México como consecuencia de la implementación del impuesto a las ventas, cualquier muestra de buena voluntad que alargue o evite la implementación del impuesto en Colombia es económicamente menos impactante para la industria.

El caso Mexicano empieza a generar evidencias sobre el efecto de una medida impositiva que desde el 2014 entró en vigor, la cual corresponde a un peso por litro vendido (alrededor del 10% de impuesto sobre las ventas). El Centro de Población de la Universidad de Carolina del Norte y el Instituto Nacional de Salud Pública, realizaron un estudio para estimar cambios en las compras de bebidas de los hogares en todo el año de 2014 a partir del momento que se aprobó la medida, y encontraron una reducción promedio del 6% en las compras de bebidas con impuesto en 2014, esta diferencia se incrementó a lo largo del año hasta alcanzar una reducción del 12% en diciembre del mismo año, la reducción en compras se observa en todos los grupos socioeconómicos, pero es mayor en el nivel más bajo, en el que se estima una reducción promedio del 9% y que alcanza un 17% en diciembre del 2014, todo lo anterior comparado con la tendencia antes del impuesto. Los resultados también muestran un aumento de 4% en las compras de bebidas sin impuesto en 2014 que en su mayoría se debe a un aumento en las compras de agua simple 7 .

La Organización Mundial de la Salud recomienda frente a las bebidas azucaradas: una proporción ideal de impuesto mayor al 20% con el fin de generar mayor impacto de la medida y que los recursos generados sean invertidos en programas de prevención y control del sobrepeso y la obesidad, y en iniciativas como aumentar la accesibilidad y disponibilidad de agua potable (en bebederos, no embotellada), promover un cambio hacia el consumo de bebidas y comida saludables, mejorar la atención en salud y promover cambios en la agricultura e industria hacia comidas y bebidas saludables 1. Por lo anterior es importante resaltar que la autorregulación, asunto inherente a la responsabilidad social empresarial, debe ser complementada con estrategias legales, fiscales, educativas, entre otras, si se quiere hacer frente al problema de la obesidad de manera integral. 

 


Referencias bibliográficas

1. OPS, OMS. (2013). Los Impuestos a los Refrescos y a las Bebidas Azucaradas como Medida de Salud Pública. México D.F. OPS. Recuperado de  http://www.paho.org/mex/index.php?option=com_content&view=article&id=627%3Alos-impuestos-refrescos-bebidas-azucaradas-medida-salud-publica&Itemid=499.

2. Portafolio. (19 de mayo de 2016). Marcas de gaseosas y té restringen venta a menores. Recuperado de http://www.portafolio.co/negocios/empresas/empresas-firman-pacto-vender-gaseosas-escuelas-primarias-496073

3.  FDA. (2016). Los cambios propuestos a la etiqueta de información nutricional se apoyan en la ciencia y la investigación U.S. Food and Drug Administration. Recuperado de http://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm387594.htm

4.  OPS. (2011) Recomendaciones de la Consulta de Expertos de la Organización Panamericana de la Salud sobre la promoción y publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños en la Región de las Américas. Washington, D.C. OMS. Recuperado de http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=18285

5.  Galbraith‐Emami, S., & Lobstein, T. (2013). The impact of initiatives to limit the advertising of food and beverage products to children: a systematic review. Obesity Reviews, 14(12), 960-974.

6.  Mejía-Díaz, D. M., Carmona-Garcés, I. C., Giraldo-López, P. A., & González-Zapata, L. (2014). Contenido nutricional de alimentos y bebidas publicitados en la franja infantil de la televisión colombiana. Nutrición Hospitalaria, 29(4), 858-864.

7. Instituto Nacional de Salud Pública. (2015). Reducción en el consumo de bebidas con impuesto después de la implementación del impuesto en México. Recuperado de http://www.insp.mx/epppo/blog/3666-reduccion-consumo-bebidas.html