Encuéntranos en

«…La Universidad pública es el polo de crítica de una sociedad profundamente injusta …»

Por: Daniel Eliécer Orrego Medrano1 

   

 
 


Daniel Orrego

«…La Universidad pública es el polo de crítica de una sociedad profundamente injusta …» 

Esta frase se escuchó en una de las Asambleas multi-estamentarias en la sede Robledo de la Universidad de Antioquia, en torno a la discusión generada por la problemática de desfinanciación de la Universidad Pública...

  La Universidad de Antioquia está pasando por una grave crisis, el déficit económico que se proyecta para este año es de 68.876 MILLONES de pesos.

Anexo 1 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El déficit acumulado va en 15 BILLONES de pesos... entonces ¿con qué recursos está funcionando la Universidad? El 55% de los recursos para el funcionamiento ha sido recaudado por medio de autogestión mediante programas de extensión, investigación, convenios de prestaciones de servicios, etc.

Anexo 2.

 

¡Esto es el colmo! Un buen gobierno debe garantizar el DERECHO a la educación, siendo uno de sus reflejos, el acceso a la educación superior pública y de calidad. Si la Universidad de Antioquia es una UNIVERSIDAD PÚBLICA, ¿cómo es posible que su desfinanciamiento sea tan grande que más de la mitad de su presupuesto es obtenido por medios propios? ¿Y la responsabilidad estatal qué?

Un ejemplo de la importancia que tiene la Universidad Pública para la sociedad es que, como órgano global, nos enseña ese potencial de adaptación a las adversidades para mantener sus servicios de calidad y su impacto positivo en diferentes sectores (práctica sociales, servicios gratuitos a la población, bienestar universitario para los jóvenes estudiantes, etc.), potencial reflejado en cada uno de los egresados que son formados con un pensamiento crítico y humanista, lo cual está dentro de los propios ejes institucionales de la Universidad.

Bajo estas desfavorables circunstancias en las que el gobierno tiene a la Universidad Pública, nuestra Alma Máter tiene 2 alternativas: 1) endeudarse más, lo que causaría una quiebra y llevaría a disminuir abruptamente sus servicios y beneficios a estudiantes y a la comunidad en general o 2) Aumentar ingresos a través del incremento de los precios de las matrículas para los estudiantes y tomar otras acciones en línea a la privatización. O peor aún, ambas.

Lo anterior sumado a una nueva reforma tributaria que recaerá en forma de impuestos para la clase media-baja, al gravar IVA a la canasta familiar (un latigazo a la Seguridad Alimentaria y Nutricional de nuestros sectores más pobres y vulnerables), aunado a los privilegios que le están dando a las importaciones de alimentos sobre la producción local (zarpazo que nos aleja aún más de ser una nación soberana en términos alimentarios),  y a la nueva distribución del presupuesto nacional que prioriza la guerra y los sectores económicos dominantes y relega a un segundo plano la educación, el deporte, el medio ambiente, la ciencia, etc... ¡esto es una cuestión estructural y política!

A raíz de esta serie de problemáticas, especialmente de la desfinanciación a la educación pública, los estudiantes de la Universidad de Antioquia y nuestros profesores, estamos en una jornada de manifestación adelantando actividades de protesta social como mecanismo de participación ciudadana desde nuestro sector académico.

¿A qué nos enfrentamos? al abandono del Estado, a las consecuencias de haber elegido un gobierno de derecha, con una visión neoliberal de la economía y un desinterés en las profundas problemáticas de nuestra nación como lo han sido la desigualdad social, la corrupción, la somnolencia del pueblo, la guerra, entre otros.

Es un imperativo social movilizarnos y exigirle al gobierno entrante respeto y consideración con nuestra comunidad académica, haciendo valer la democracia y reivindicando nuestra dignidad como pueblo colombiano. 

 

1. Estudiante de 7mo. semestre de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia. Medellín