Encuéntranos en

Los desastres del desarrollo

Por: Elizabeth Peña Saldarriaga* 

   

 
 

 

Elizabeth Peña

Hace poco me encontré con un artículo acerca de un proyecto liderado por una bióloga, cuyo objetivo es el de proteger los delfines en Urabá, en este se pretende recopilar información acerca de los delfines que habitan la región, esta información es muy valiosa y será de mucha utilidad, pues en el golfo de Urabá se dispone la construcción de tres grandes puertos marítimos. Con esto se hace visible uno de los desafíos más grandes para los biólogos e investigadores en nuestro país, medir el impacto ambiental de los proyectos, partiendo de la realidad de que no se tienen datos (1). Lo que quiere decir que los estudios de impacto ambiental que se realizan en nuestro país, previo a la asignación de las licencias ambientales de los proyectos, no se elaboran con un conocimiento pleno de la realidad de la región en la cual se van a desarrollar, pues no hay datos suficientes que permitan esa aproximación a la realidad (2). 

Junto con el crecimiento económico de los países de la región, se prevé la construcción de megaproyectos que mejoren la infraestructura y la economía, que son sin lugar a duda sinónimo de desarrollo; pues no se puede negar que muchos de estos proyectos, aunque tienen un gran impacto ambiental y social, traen a su vez muchas oportunidades y beneficios para las regiones. 

Colombia cuenta con una gran cantidad de recursos naturales, entre ellos recursos hídricos, como es el caso del río Cauca, eje de Hidroituango. Sus aguas sustentan la vida de muchas especies de fauna y flora, la agricultura familiar y las diferentes culturas que conviven en su territorio. Lo que para muchos significa la vida, para otros pocos representa potencial de energía eléctrica, que se traduce en beneficios económicos (3). Los pueblos alrededor del río sufren privatización, contaminación y destrucción para la generación de energía eléctrica, proceso que conlleva a la disminución e incluso extinción de especies animales y de tierras fértiles para la producción de alimentos, lo que al final trae consigo conflictos sociales y disputas, un impacto que a la larga es irreversible y de mucho cuidado.(3). 

Hace algunos años, un grupo de campesinos afectados por la construcción de Hidroituango, acamparon durante meses en la Universidad de Antioquia, con el fin de ser escuchados, ya que estaban interviniendo su territorio y el proyecto traía consigo muchos cambios y daños para ellos. Es allí donde radica la problemática, cuando para la realización de un proyecto, los estudios de impacto no son lo suficientemente exhaustivos, no solo a nivel ambiental, sino también social (2) ¿Cuáles son las garantías de que los estudios de viabilidad de los proyectos son transparentes y representan la realidad de dichas regiones? Y ¿Que al momento de intervenir los ecosistemas, se esté dando prioridad a disminuir el impacto y respetar la vida por encima de los beneficios económicos?

En lo que va corrido del año ya varios proyectos en el país han fallado, al parecer porque no se han tenido las precauciones necesarias, porque no se previeron muchos factores. Muchas de las personas que se oponen a la realización de estos proyectos no se oponen porque estén en contra del desarrollo, sino por la forma en la que se realizan las intervenciones, no se les da prioridad a las comunidades, y no se contempla en su totalidad a todos los afectados. Se pone en riesgo la soberanía alimentaria de la población  y el panorama nuevo que se impone a las comunidades genera muchas respuestas adversas (4). 

El impacto de las obras de infraestructura, se debe medir desde una perspectiva socionatural, mucho más global, que involucre varias disciplinas, se debe proponer una nueva normativa para la prevención y el manejo de riesgos (5). Los profesionales y especialistas deben ser idóneos, transparentes y por supuesto no tener conflicto de intereses a la hora de dictaminar, cada uno en su campo de experticia, cuáles son las verdaderas implicaciones de cada proyecto para tener la certeza de que se está preparado para enfrentarse a lo que implican estos proyectos, y así garantizar la supervivencia y adecuada adaptación de las especies y personas afectadas.

Con el funcionamiento de los megapuertos en Urabá cada vez más cerca, la implosión de lo que quedó del puente de Chirajara y los grandes costos de una reconstrucción, el futuro del proyecto hidroeléctrico de Ituango y la constante concesión a proyectos de esta naturaleza debemos transformarnos a un modelo de expedición de licencias ambientales que involucre activamente a las comunidades afectadas, que tenga en cuenta realmente a toda la población y se cuenten con más espacios en los que se presenten a las comunidades los proyectos y finalmente que estas sean tenidas en cuenta en la toma de decisiones (6), esto para cualquier proyecto de explotación petrolera, minera y de cualquier otra índole que involucre afectación directa o indirecta al medio ambiente y a una comunidad específica. 

 

*Estudiante de Segundo semestre de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia. Medellín

 Referencias bibliográficas

1. Rubiano MP. La bióloga que quiere proteger a los delfines de Urabá con un “crowdfunding.” El espectador: El Río [Internet]. 2018;1. Available from: http://blogs.elespectador.com/actualidad/el-rio/la-biologa-quiere-proteger-los-delfines-uraba-crowdfunding

2. Sierra García R. Megaproyectos y desastres ambientales: ¿qué está pasando? UN periódico digital [Internet]. 2018 May;1. Available from: http://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/megaproyectos-y-desastres-ambientales-que-esta-pasando/

3. Composto C, Navarro ML (Compiladoras). Territorios en disputa. Despojo capitalista, luchas en defensa de los bienes comunes naturales y alternativas emancipatorias para América Latina. Territorios en disputa. Despojo capitalista, luchas en defensa de los bienes comunes naturales y alternativas emancipatorias para América Latina. 2014. 452 p. 

4. Álvarez Posada JR. CAMBIOS ECONÓMICOS EN SAN ANDRÉS DE CUERQUIA (ANTIOQUIA) GENERADOS POR LA CONSTRUCCIÓN DE HIDROITUANGO. Universidad de Antioquia; 2018. 

5. Campos-Vargas M, Toscana-Aparicio A, Campos Alanís J. Riesgos socionaturales: vulnerabilidad socioeconómica, justicia ambiental y justicia espacial. Cuad Geogr Rev Colomb Geogr [Internet]. 2015;24(2):53–69. Available from: http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/rcg/article/view/50207

6.   Sierra Garcia R. Toma de decisiones por grandes organizaciones en condiciones de incertidumbre: Estudio de las grandes hidroeléctricas en Colombia 2010-2020 [Internet]. Universidad Nacional de Colombia; 2016. Available from: http://bdigital.unal.edu.co/53824/1/rodolfogarciasierra.2016.pdf