Encuéntranos en

De la crisis ambiental y el quehacer del nutricionista dietista

Por: Eimy Yaritza Cuesta Caicedo*

 

   

 
 

 

Eimy Yaritza Cuesta Caicedo

Actualmente la ciudad de “la eterna primavera” ya no lo es tanto, debido a que desde el año pasado Medellín viene atravesando una crisis ambiental que se agrava más con el paso de los días, trayendo consigo afecciones para la comunidad en general.

A veces como estudiantes o profesionales de la nutrición pasamos por alto ciertas problemáticas sociales que creemos no afectan nuestro que hacer, porque nuestra formación se vuelve tan técnica que en ocasiones olvidamos que nuestro rol va en función de un proceso biológico; la alimentación y nutrición no solamente se ven afectadas por  determinantes, como por ejemplo el hecho de no tener alimentos; sino también por otras situaciones como en este caso, la crisis ambiental. A pesar de que lo veamos como un asunto lejano, que  toca y debe movilizar a otros profesionales 

La crisis ambiental impacta de manera importante el rol del nutricionista puesto que se involucra de manera muy sutil en la manera como el organismo utiliza los nutrientes, es decir, está ligada al metabolismo. Las actividades cotidianas se ven comprometidas con esta crisis y con esto hago referencia a la actividad física, la cual es una recomendación vital para toda la población; pero por la contaminación del aire, las medidas de seguridad insisten en que las personas no salgan a espacios abiertos, lo cual es un obstáculo para la realización de actividad física. Desde el inicio de nuestra formación de pregrado se reconoce la importancia de una alimentación adecuada, balanceada, controlada, moderada y variada que debe ir acompañada por la práctica constante de actividad física para generar bienestar y además evitar la aparición de patologías a corto, mediano y largo plazo.

Como lo mencioné anteriormente la ciudad atraviesa una crisis ambiental por los altos índices de contaminación del aire1-2, lo que conlleva a que el paisaje se vea gris, las personas usen tapabocas-nunca imaginé evidenciar esto- y se presenten molestias en la visión, olfato y garganta; estos índices de contaminación conllevaron a que se determinara alerta naranja, pero al ver que la situación se agravaba con el paso de los días se declaró alerta roja para la salud. 

Las autoridades encargadas han tomado medidas como establecer pico y placa de seis dígitos y días sin carro y recomendaciones como evitar la práctica de actividad lúdica y deportiva al aire libre 3 ya que esto aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias, todas estas medidas con el fin de disminuir la contaminación del aire.

Si la situación de contaminación continua y no se toman medidas que mejoren las condiciones de la ciudad al futuro, la recomendación de no practicar ejercicio al aire libre, se convertirá en una encrucijada para los nutricionistas y otros profesionales del área de la salud, que promovemos la realización de actividad física para mejorar el estado de salud de las personas.

El uso de los espacios al aire libre en la ciudad está siendo condicionado por la crisis ambiental, lo que va a conllevar a la disminución de la práctica de actividad física al aire libre y en espacios habilitados por la ciudad por el miedo de desarrollar afecciones respiratorias; es una contradicción ya que se vela por promover prácticas que generen bienestar, pero estas terminan siendo adversas, además se empieza a limitar la práctica de actividad física a espacios cerrados como gimnasios, a los cuales toda la población no tiene acceso o interés de asistir y quizás se desliga el hecho de vivir la actividad física y recreativa como un disfrute donde cada persona tiene la potestad de experimentarla donde mejor se sienta.

Todas las situaciones que se desarrollan en nuestro entorno, de manera directa o indirecta afectan nuestro rol de profesionales de la nutrición, queda pues empoderarnos más por lo público, proponer y ser partícipes en la creación de alternativas y políticas para que esta problemática y sus eventuales soluciones sean pensadas de manera integral. Es claro que existen autoridades y profesionales más capacitados para el abordaje de estos temas, pero en el objetivo del bienestar colectivo, todos los profesionales estamos llamados a participar y brindarle la oportunidad a nuevas generaciones que respiren un aire mejor y lograr que Medellín siga siendo la ciudad de “la eterna primavera”.

 

*Estudiante de séptimo semestre del pregrado de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia / Auxiliar de Investigación.

Referencias bibliográficas

1. DelaUrbe. Y usted, ¿también es responsable de la contaminación en Medellín? [Internet]. [Consultado 2017-Mar-29]. Disponible en: http://delaurbe.udea.edu.co/2017/03/13/y-usted-tambien-es-responsable-de-la-contaminacion-en-medellin/

2. Periódico el Tiempo. Pese a tener metro y tranvía, Medellín sufre por la contaminación [Internet]. [Consultado 2017-Mar-2019]. Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16555834

3. Secretaría de Movilidad de Medellín. Alcaldía de Medellín adopta medidas para evitar emergencia por calidad del aire [Internet]. [Consultado 2017-Mar-29]. Disponible en: https://www.medellin.gov.co/movilidad/component/k2/alcaldia-de-medellin-adopta-medidas-para-evitar-emergencia-por-calidad-del-aire